Un hogar en la costa

espacios para vivir

 

Esta familia buscaba su burbuja de desconexión en la costa, y nada más encontrar la vivienda perfecta, contactaron con el estudio para diseñar su espacio ideal.

El acceso se realiza a través de un pasillo, el cuál termina en un espacio abierto de 36 m2. A partir de éste, surgen el resto de habitaciones, cocina y baños.
En este caso, la premisa fundamental del proyecto por parte de sus clientes, era dotar de almacenaje la zona de entrada, incluyendo un armario para guardar una bicicleta, con la que poder dar largos paseos por la ciudad y sus próximas montañas.
Además, el estudio se centra en el núcleo de la vivienda, en el que establece la zona de televisión y comedor, y un espacio de escritorio junto a un mueble que esconde una cama abatible para invitados.

El resto del diseño se desarrolla en las habitaciones principal y juvenil.