La última planta

espacios para vivir

Esta vivienda, situada en la última planta de un emblemático edificio en Gijón, tanto el estudio como sus clientes tuvieron claro el estilo que encajaba a la perfección.
Un nórdico-industrial, muy apropiado para la arquitectura que iba a englobar el proyecto en sí mismo.
Con altos techos inclinados se proyectó la planta completa de la vivienda para conformar amplios espacios comunes y otros polivalentes.

Los toques y elementos de madera, tan acogedores y cálidos, se funden con elementos en hierro, como es el caso de la escalera industrial, diseñada por el estudio.
Cabe destacar la puerta y lamas en madera con detalles de hierro negro, que está inspirada en las granjas holandesas.

El mobiliario de corte minimalista, los colores neutros y el suelo de madera generan una sensación de confort en las distintas zonas.

Uno de los requisitos de este proyecto, fue disponer de un espacio con uso compartido: como oficina y como dormitorio de invitados. Se establece detrás de las lamas de madera, que pueden cerrarse para independizar el interior para invitados, con su baño y sofá convertible en cama.